6/8/10

Cuartos de escritores: Seamus Heaney.

Fotografía: Eamonn McCabe

Este es un rincón del ático de nuestra casa en Dublín. Hay un segundo tragaluz en la inclinación opuesta del techo, mucho más amplio y bajo que el que se ve en la fotografía; a través de él tengo una vista despejada de la Bahía de Dublín, de Howth Head, y —dependiendo del clima— del ir y venir del puerto de esta ciudad.

La superficie del escritorio es una tabla apoyada en dos archivadores; pero cuando nos mudamos, hace treinta años, estaba conformada por dos tablones que servían de bancos en una sala de conferencias del Carysfort College —roble cuyas vetas habían sido pulidas por el imperceptible paso de un siglo de maestras.

Me gusta pensar que esa madera guarda un montón de virtud; también disfruto la naturaleza improvisada del arreglo. Siempre tuve un miedo supersticioso a colocar una mesa de escritura demasiado sofisticada para luego descubrir que la escritura había desaparecido. El ático fue rediseñado hace diez años, con los nuevos tragaluces y una pequeña remodelación para crear un muy necesitado espacio para mis libros.

En el escritorio, a mi derecha, estoy vigilado por un avetoro amarillo y por un póster enmarcado que anuncia la Lectura Faber realizada por Auden, Spender, Hughes y yo —lectura que terminó en conmemoración después de la súbita muerte de Auden. (Una foto en la cubierta muestra a los tres sobrevivientes sobre la tarima, de noche).

Detrás de mí, en la pared, hay un dibujo hecho por John B. Yeats de W.B. durante una séanse —un regalo de Frank McGuinness— y otro póster, de la madre de un amigo en sus años mozos, coronada como la reina de la papa de Dakota del Norte, en 1950.

El Diccionario Oxford —trece volúmenes— fue un regalo de despedida de mis colegas de Caryfort, en 1981; la botella de goma fue un regalo de mi hijo Christopher, y la copa de whiskey plateada junto a ella —“apenas un dedal”— de mi buen amigo Matthew Evans. Podría seguir…

Seamus Heaney (1939) es un poeta irlandés. En 1995 se le concedió el Premio Nobel de Literatura "por obras de belleza lírica y profundidad ética, que exaltan los milagros cotidianos y el pasado viviente". Como traductor destacan sus versiones del Beowulf, del Buile Shuibhne, del Arion (de Pushkin), de Ovidio y de algunos poetas centro-europeos. Actualmente vive en Dublín.