18/2/10

Cómo ser escritor o escritora en el siglo XXI*

El siglo XXI transformará en muchos sentidos el hábito de escribir. El escritor romántico, que escribía como desafío a la sociedad la cual lo trataba como a un "loco", estará en vías de desaparición. Escribir es un acto profesional que exige entrega normal, como la de un empleado que trabaja ocho horas.

Deberá ser un investigador consumado (consultar en la biblioteca y en Internet), haber asistido a talleres y cursos universitarios donde se enseñe literatura y se practique permanentemente el acto de escribir.

Igualmente tendrá que especializarse si quiere ser escritor de ciencia ficción, de novelas policíacas, de literatura de superación personal o de guiones para televisión.

Recomendaciones para escribir en el nuevo milenio

• Perfeccionar el acto de escritura. Tenerlo como ejercicio diario, esto es, practicar escribiendo artículos para periódico, guiones de televisión, memorias, cuentos y poemas.

• Poseer un buen computador, con Internet incluido. También será necesario dominar el inglés.

• Interesarse exclusivamente por un área de la literatura y volverse un"nerd" en ella: periodismo investigativo, literatura dirigida a jóvenes y niños, autosuperación personal.

• Trabajar, con disciplina y tesón, proyectos a mediano y largo plazo. Será bueno tener un agente literario y rodearse de excelentes amigos escritores.

*Encontré esta maravilla en un libro de español para estudiantes de 11: Señales, de Editorial Norma. Terminando la página aparecen dos fotografías de "dos de los escritores que marcarán la pauta creativa en el siglo XXI": Santiago Gamboa y Laura Restrepo.

3 comentarios:

Gatohombre en Paris dijo...

Es raro, pero le escribo para decirle que no tengo comentarios. "de literatura de superación personal"...

Tomás D. Rubio dijo...

Tiene internet: dos menos.

ángela cuartas dijo...

Debo escribir corto, quiero dedicarme a escribir libros ilustrados del siglo XXI y más tarde tengo que encontrarme con dos amigos muy disciplinados que se tienen el mismo objetivo. Para rematar tengo que ir a pagar Internet y me van a cerrar el banco. Pero quería comentar, para no perder este importantísimo hábito, que el descubrimiento de Tomás está una delicia. Espero que mi aporte haya sido muy enriquecedor para todos los nuevos escritores del siglo XXI.